HIPÓTESIS 08/08/2017

¿Y si el domingo festejan todos?

Se termina una campaña anodina donde puede ocurrir un fenómeno extraño: que (casi) todos los candidatos, con los guarismos que consigan el domingo, festejen.

por
Elias El Hage

Agoniza una campaña de modalidad electroencefalograma plano donde el político que más ácidamente disparó para amenizar la tertulia fue uno que no juega nada en las PASO: el veterano dirigente Roberto Mouillerón. El ex ministro de Trabajo le recomendó al mutualista Raúl Escudero que se dedique a vender antigripales y laxantes. La perla fue una disrupción en el medio tono de lo políticamente correcto por el que transitaron estas primarias, marcadas por su estruendosa insignificancia y su costosísima operatividad.

Así, lo mejor (es un decir) de los discursos vino de afuera: del grotesco "Tun-tun sí se puede" de Bullrich Ocampo, un hombre salvado del incendio total por la omnipresencia de María Eugenia Vidal, que viene remando solita la elección en la provincia, y la innovación inesperada que produjo Cristina Kirchner: ir ganando desde una suerte de silencio táctico y cambio de estética ideado por otro consultor español que vino a disputarle el centro de la escena a Jaime Durán Barba.

Pero en el territorio local imperó la liviandad dialéctica o, por antítesis, la retórica políticamente correcta, incluido, dentro de su propia cosmovisión, el candidato menos previsible: Mauricio D?Alessandro. Habrá que ver, con los números del domingo, hasta donde El Hijo del Dentista, que es un producto genuino de la sociedad del espectáculo y que estuvo algo así como cuarenta años ausente de la ciudad, logra mover el amperímetro en esta suerte de irrupción inesperada en el escenario político local desde su categoría de celebrity lugareña de anclaje nacional con fuerte impronta mediática y dinámico manejo de las nuevas tecnologías de comunicación. En lo estrictamente electoral, D?Alessandro aparece como un candidato innovador que rompe el cánon de lo conocido. Pero todavía es una incógnita lo que suceda cuando pase el velo negro y aterrice sobre la realidad más cruda de la atmósfera serrana: es decir si la instalación de su figura que exhiben las encuestas se demuestra en la vecindad a la hora de ponerle el voto. Hasta dónde D?Alessandro es un bufón divertido con rasgos de adolescente banalidad, y hasta dónde un político astuto con adecuado ejercicio de herramientas novedosas y verdadera ambición de poder, será una de las respuestas que traerá el domingo de elecciones. Pero ni él, que es habitué de las declaraciones jocosas o rimbombantes, se salvó del medio tono y la poca predisposición a confrontar de los candidatos, tal vez a instancias de cierta apatía y un evidente agobio social inducido, además, por la escasa creatividad a la hora de vender una idea a través de los medios.

Sin embargo, o precisamente por esta misma tendencia a no  hacer olas entre ellos, es probable que en la noche dominical aparezca un escenario que conforme a casi todos, al menos de los que están jugando fuera del rasgo testimonial. A saber. Ayer en Radio Tandil, Rogelio Iparraguirre dijo que él celebrará junto a sus compañeros si en estas PASO saca 20 puntos, lo cual pareciera ser lo más probable que ocurra. Por su parte, D?Alessandro, en conversaciones de café (es decir, la verdaderas y más profundas infidencias del auténtico yo de un político, aseveró que él celebrará si el domingo llega a la suma de 25 puntos. Una apuesta alta pero que tampoco parece una desmesura, a juzgar por su nivel de conocimiento. Al candidato del oficialismo, Mario Civalleri, el festejo le espera, sencillamente, si gana la elección, aunque sea por un voto. Estaría, dicen, ahí nomás de lograrlo, siempre en el marco de una elección pareja, aunque en octubre será otro cantar. Pero, así como estamos, es bastante probable que el domingo se proclame la máxima del general Leonardo Lonardi, quien al no querer destruir la obra de Perón proclamó su sentencia "ni vencedores ni vencidos". Falta, entre los posibles festejantes, lo que ocurra con Néstor Auza. Su realidad es de guarismos pobres de acá al domingo y bastante más precaria en las elecciones de octubre, cuando la tendencia de presunta polarización (habrá que ver) del voto útil amenace con licuar lo que haya cosechado Florencio Randazzo.

Si el domingo en Tandil festejan todos estaremos ante un escenario inédito. Sería la rareza de unas PASO extravagantes que tal vez poco y nada se vayan a parecer a lo que ocurrirá en  octubre, cuando el partido electoral sea por los puntos. Ya falta menos.

Expresa tu opinión

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Aguafuertes serranas

Aguafuertes serranas

Topadora contra belleza y memoria histórica

muerte, azar y destino

muerte, azar y destino

El cazador de elefantes y la quiniela de Tombolito

LO QUE DEJÓ LA ELECCIÓN

LO QUE DEJÓ LA ELECCIÓN

Pasar el velo negro (con Denis, Soldán y Panam)

  © 2017 | Radio Tandil, Noticias en línea

  0249 4 42 7493 / 94