MISCELÁNEAS 09/08/2017

Aguafuertes serranas: Salvatierra y los teresos

El hombre sabe, desde hoy, que dos cosas no pueden hacerse al mismo tiempo: leer un mensaje por el celular y esquivar un tereso de perro. Después de maldecir pregunta: "¿Por qué hay tantos garcos en las veredas?".

por
Elias El Hage

Sin pasión escatológica. Sin ánimo de andar revolviendo inmundicias. A mero título descriptivo, el aguafuerte deviene de uno de los tantos contratiempos urbanos que se viven a diario. Tropezar con un tereso de perro fue, para el sastre Ramón Edmundo Salvatierra, 69 años bien llevados, el momento agrio de la mañana. Pero su caso es uno entre cientos. El volumen de las deposiciones caninas parece incontrolable. En cualquier vereda, de cualquier barrio, incluida la peatonal bipolar, lugar donde el sastre pisó, sin margen de error ni gambeta póstuma, el tereso de su desgracia.

La primera reacción fue el insulto. Luego intentar despegar de la suela los rastros del encuentro. Salvatierra encontró otra adversidad: la peatonal carece de cordón, imprescindible elemento a la hora serruchar la suela del zapato contra el granito.

Salvatierra, como pescado en falta, guarda el celular en el bolsillo, consulta el daño colateral y lanza a la atmósfera serrana su indagación existencial: por qué hay tantas cagadas de perro en la calle. Un tipo que le pasa al lado y lo mira con piedad le dice en tono académico que resulta increíble la paradoja de la especie humana: "Hemos sido capaces de hallar el genoma humano pero nada podemos hacer contra el excremento canino", sostiene, como si a alguien le interesara su estrafalario comentario. Una mujer, adicta a las estadísticas, alega entonces que muy pronto en Tandil perros y humanos quedarían empatados. "Somos 140 vecinos y 110 mil perros", contabiliza. Alguien más sensato, que se ha detenido para compartir las cavilaciones vecinales en torno a Salvatierra, sostiene que si cada vecino sacara a su perro con la respectiva bolsita de almacenar excrementos, el problema disminuiría considerablemente. Sólo quedarían los perros callejeros, "Un tema para el perro Olivera", bromea, en alusión al titular de bromatología.

Ninguna de todas estas opiniones parecen importarle a Salvatierra. Sólo sabe que hace apenas tres minutos venía caminando lo más tranquilo, mientras leía un mensaje de watssap desde su celular, cuando metió la pata en lo irremediable. "Es que el celular aliena", señor, le dijo el cráneo del genoma humano. Lejos de estas tortuosas meditaciones, Fernando, el joven que hace meses trabaja de músico a la gorra al lado del kiosco de diarios y revistas del finado Izaguirre, resiste el frío y se gana la diaria.

Frente al gesto contrariado de Salvatierra, asoman congruentes los resultados que arrojan las mediciones de calidad de vida acerca de las cuestiones que más irritan a los vecinos. Los perros sueltos es una de las más importantes. Y, por carácter transitivo, los obsequios que van dejando en la vía pública.

Expresa tu opinión

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Aguafuertes serranas

Aguafuertes serranas

Topadora contra belleza y memoria histórica

muerte, azar y destino

muerte, azar y destino

El cazador de elefantes y la quiniela de Tombolito

LO QUE DEJÓ LA ELECCIÓN

LO QUE DEJÓ LA ELECCIÓN

Pasar el velo negro (con Denis, Soldán y Panam)

  © 2017 | Radio Tandil, Noticias en línea

  0249 4 42 7493 / 94