06/11/2018

Caso Bustamante VOLVER

La Justicia analiza el celular de Ramírez y la familia espera por su liberación

Las próximas horas serán clave para el futuro de Emanuel Ramírez, uno de los detenidos por el crimen de Jorge Bustamante. La Fiscalía ya tiene en su poder su teléfono celular para someterlo a pericias. Si del estudio se desprende que él no coordinó acciones con los otros dos imputados en el causa para tenderle una emboscada a la víctima, el fiscal Gustavo Morey tendrá en sus manos los elementos necesarios para pedir su liberación.

Ramírez fue involucrado en el expediente por Nahuel Morales, el joven que concertó con Bustamante el encuentro que lo llevó a la muerte. Cuando prestó declaración espontánea ante Morey, aseguró que Ángel Tami ideó el plan para tenderle una emboscada y robarle, y que lo ejecutó con la colaboración de un amigo de éste. Según su relato, ambos abordaron el Fiat Palio y, cuando la víctima los reconoció, decidieron acabar con su vida para ocultar el delito anterior.

Desde un primer momento, Ramírez negó su participación en el hecho. Aseguró que esa noche durmió en la casa de su novia y que al día siguiente se levantó temprano para ir a trabajar. Además, afirmó que no conoce a los otros dos involucrados. Y acusó al abogado Claudio Castaño, defensor de Morales, de involucrarlo en la causa a través de su cliente para cobrarse una venganza personal.

Luego de tomarle declaración indagatoria, el fiscal comenzó a reunir pruebas para demostrar si la coartada era cierta. Para lograrlo, pidió las filmaciones de tres cámaras de seguridad, una instalada en el edificio lindante con la vivienda de la novia del joven (en Chacabuco al 1000) y otras dos pertenecientes a los comercios ubicados en la esquina de Chacabuco y Garibaldi. Tras el peritaje de esas filmaciones ya estaría demostrado que Ramírez ingresó a la vivienda el martes en horas de la tarde y no volvió a salir hasta el miércoles alrededor de las 7.

Otro elemento significativo fueron los dichos de su novia y de un amigo suyo. Ambos fueron convocados a declaración testimonial y,-por lo que trascendió desde la Justicia- ratificaron la versión del joven.

El último eslabón en esta historia es el teléfono celular. Acceder a él era fundamental para saber si a través de WhatsApp o de algunas de sus redes sociales, Ramírez mantuvo aquella noche contacto con Tami o con Morales para planear el golpe. El teléfono ya está en poder de la Fiscalía. De hecho, este lunes su hermana (quien días atrás hizo una encendida defensa a través de los medios) fue convocada para desbloquearlo ingresando la clave de seguridad. Gracias a ella, los investigadores conocen los chats y las conversaciones privadas del imputado.

Desde el entorno del joven confían que este peritaje les dará la razón. Y hasta aseguran que la defensa ya tiene escrito un pedido -que presentará en la Fiscalía- para solicitar su libertad.

No obstante, los tiempos de la Justicia son un poco más lentos. Aún es necesario que termine el peritaje del celular para que el fiscal saque sus conclusiones. Cuando lo haga, deberá resolver si pide el procesamiento con prisión preventiva de Ramírez o si desiste de mantenerlo tras las rejas. La familia cree que se inclinará por la segunda opción. Pero esa carta aún no está echada.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

  © 2018 | Radio Tandil | Rodriguez 762, Tandil (CP 7000), provincia de Buenos Aires, Argentina