04/11/2019

Opinion VOLVER

Durmiendo con el enemigo (la Usina)

por
Juan Perone

La empresa se llama Usina Municipal y Popular de Tandil. Si es municipal, no se nota. Si es Popular, menos. Tiene todos los beneficios que puede pretender una empresa: el monopolio del servicio y la vinculación directa con el Estado. La mayor parte de sus acciones son municipales. En los últimos meses se ha convertido en verdugo de otras empresas que como el salmón intentan producir en contra de la "corriente" más cara de la historia argentina.

La presidencia de la Usina es un puesto que define el Intendente. Es un cargo político como el de director de Tránsito pero más aristocrático. Igualmente, le reporta pingües favores al Estado: el Municipio cobra impuesto a través de sus facturas, es su brazo recaudador más importante y más eficiente: nadie puede dejar de pagar los impuestos a condición de que le corten la energía. Es abusivo. Debería ser ilegal.

Tiene una sociedad anónima (Usicom) que presta servicios y tiene también una relación privilegiada con el Estado: el funcionario que la contrata es parte del mismo grupo político del presidente de la empresa que presenta la oferta. Debería ser una herramienta de desarrollo local, pero no se diferencia ni un ápice de una empresa privada que corre tras el lucro a corto plazo.

Si le faltara algo más, tiene a la Cámara Empresaria como socia principal. Los camaristas tienen la parte minoritaria de las acciones pero la parte mayoritaria de los directores. Cobran sueldos astronómicos y es la "beca" más importante que paga la ciudad a los "tristes niños ricos". Los puestos se reparten por un secreto orden de mérito. Los empresarios que deberían llevar al directorio el interés del empresariado local, carraspean y pierden la voz apenas trasponen la puerta vidriada de la sala de reuniones.

La diferencia entre costo de suministrar energía y el beneficio que obtiene la Usina, es el margen que podría utilizarse para sostener e impulsar la economía local, según sea el caso. La Usina nació para eso, pero se ha olvidado. Se han olvidado. En los últimos meses, se ha dedicado a cobrar hasta el último peso que le permiten cobrar por ley. Y ha empezado a aplicar intereses usurarios con empresas que no logran pagar a término y entregan cheques con fechas de cobro a futuro.

En plena crisis industrial, intiman a las empresas o le cortan el servicio. ¿Acaso no es municipal? ¿Acaso no es popular? Algunas de esas empresas tienen trabajo y contratos por cumplir pero los plazos de pago se han visto modificado por la crisis galopante. Nadie paga en fecha. La usina, lejos de contemplar esta situación, recibe los cheques a plazo y cobra el interés, como una financiera más.

En Tandil cerraron 40 industrias metalmecánica en los últimos años. Otras 20 están a punto de hacerlo. Otras 20 tienen problemas. Mayoritariamente dependen de la energía eléctrica para operar. La última en apoyar la rodilla en tierra fue Fungris. Tiene 25 empleados directos y da trabajo indirecto a decenas más. Paga factura de energía de más de 500 mil pesos.

La Usina amenaza con cortarle el suministro por atrasos. Si entrega cheques con fechas de cobro a futuro le cobra intereses usurarios. No es la única empresa en estas condiciones. Decenas de talleres tienen la energía como el principal escollo para ser competitivas. Y la Usina, la empresa municipal e "impopular" las lleva solemnemente al patíbulo.

Miguel Lunghi no se cansa de decir que no se puede hacer cargo de las variables macroeconómicas. En parte tiene razón. En parte, no. Los impuestos que cobra a través de las facturas de luz no lo son. Las recaudaciones duplicadas para el alumbrado público no lo son. El margen de ganancia de la Usina y los intereses que aplica tampoco dependen de una circular del Banco Central.

¿Qué parte de este presente económico, sumido en la crisis y la miseria, que política o particularmente muchos de ellos defendieron como modelo de desarrollo, todavía no entendieron quienes conducen la Usina, como funcionarios públicos o directores privados?


COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

  © 2020 | Radio Tandil | Rodriguez 762, Tandil (CP 7000), provincia de Buenos Aires, Argentina