24/03/2020

Sociedad VOLVER

El empresario del country desafía la versión de la Policía

Mientras que el parte policial indica que el empresario tandilense Gustavo Cardinale intentó ingresar al country con su empleada doméstica, "tapada con una manta", en la parte trasera" de su auto, el acusado retruca que se trataba de su empleada administrativa y que ingresó al barrio cerrado con ella pero "en el asiento de atrás para evitar contagios".

El caso trascendió rápidamente las fronteras locales y se ubicó rápidamente en el pelotón destacado de las violaciones al aislamiento obligatorio más repudiadas por la población.

El parte policial sostiene que los agentes acudieron al country "Sierras del Tandil" (Fleming 691) alertados por integrantes del personal de seguridad del barrio quienes minutos antes habían detectado que un vecino del lugar trataba de "ingresar en su vehículo particular transportando en la parte trasera del habitáculo a su empleada doméstica, tapada con una manta".

El documento público, refleja, además, que se tomaron recaudos legales" para con este empresario.

Sin embargo, Cardinale, desacreditó la versión policial y propuso otra. Antes que nada, lo hizo con sus vecinos, a través del grupo de whatsapp del country. "Quiero aclarar el desafortunado incidente", les anticipó.

"Yo tengo una empresa de transporte la cual está autorizada a trabajar ya que mi rubro es fundamental para la producción de productos agropecuarios. Para evitar contactos personales, hemos decidido enviar los camiones, los anticipos de dinero y las órdenes via mail, manteniéndonos cada uno desde su casa. Por lo tanto 8:30 de la mañana ingresamos con una empleada administrativa nuestra sentada en el asiento trasero para evitar contagios. Dicha situación ha llamado la atención de alguien que realizó una denuncia que derivó en la lamentable y ya conocida situación que originó esta errónea noticia publicada", dice en su descargo.

Ambas versiones se encontrarán en la Justicia Federal y allí se dirimirá la verdad. Por lo pronto, un hecho es irrefutable: el empresario violó el decreto de aislamiento y deberá responder a una acusación penal. Este detalle no fue pasado por alto por sus vecinos, quienes ayer mismo, por la noche, le hicieron conocer su descontento ya que la empleada (doméstica o administrativa) no tenía autorización para ingresar al barrio cerrado y puso en riesgo a toda la comunidad que comparte la urbanización. Incluso, la versión de Cardinale llevó a otro vecino a cuestionar la eficacia de la seguridad del barrio ya que según la versión del empresario, la trabajadora venía sentada atrás y eso habría pasado desapercibido para los porteros.

Cuando se retome la actividad judicial, Cardinale deberá luchar legalmente para que no se le aplique el artículo 205 del CP que reprime con prisión de seis meses a dos años de prisión a quien "violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia".


COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UN COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

  © 2020 | Radio Tandil | Rodriguez 762, Tandil (CP 7000), provincia de Buenos Aires, Argentina